Juan Carlos Sanjuán: «La variable de ser temáticos nos ha venido muy bien»

Entrevista con el CEO y fundador valenciano de Casual Hoteles
Juan Carlos Sanjuán, en las oficinas de Casual Hoteles
Juan Carlos Sanjuán, en las oficinas de Casual Hoteles | Jose Izquierdo (Instagram: _izquierdo)

 

Faltan pocos minutos para las 2 del mediodía, y en la azotea del hotel Casual Valencia Vintage hay un bullicio considerable. Estamos en marzo y el edificio se encuentra en la Plaza del Ayuntamiento, lo que quiere decir que en unos momentos dará comienzo la mascletà y que la terraza de este céntrico hotel se convertirá en un espacio ideal para contemplar el espectáculo pirotécnico.

 

Hasta que este dé comienzo, la parte más alta del edificio es un ir y venir de personas que hacen tiempo hasta el “senyor pirotècnic”, charlando entre ellas y disfrutando del vermut que se sirve cada día. Hoy, sin embargo, hay una persona a la que se le acumulan los saludos, los besos en cada mejilla, los apretones de manos. Juan Carlos Sanjuán, CEO y fundador de Casual Hoteles, tiene hoy como invitados en la terraza de uno de sus diez establecimientos a sus amigos, y el trabajo se le amontona.

 

Del mismo modo que Sanjuán se encuentra ahora en la parte más alta del edificio, el empresario también puede afirmar estarlo en la de su carrera. “Empezamos en 2013 con 14.000 euros en la cuenta bancaria y ahora facturamos más de 10 millones. La variable de ser temáticos nos ha venido muy bien”, reconoce.


 

El CEO de Casual Hoteles se refiere al principal “valor diferencial” de la cadena, la tematización de cada establecimiento y de cada habitación, puesto que no hay dos iguales. “La verdad es que yo me quedé un hotel y estaba ya tematizado. Entonces me di cuenta que la gente no venía al hotel porque fuera barato, sino porque tenía un valor diferencial. Yo llevaba años dando conferencias y siempre decía ‘encuentra tu valor diferencial, tienes que ser diferente’. La gente, al mismo o parecido precio que la competencia, prefería venir a nuestros hoteles porque eran diferentes”.

 

Y cuando dice diferentes, dice diferentes. “En Málaga hemos hecho una habitación dedicada a ‘Verano Azul’  y una mujer pidió dormir allí porque era su serie preferida”, asegura.

 

A marzo de 2018, son diez los hoteles que la firma Casual tiene repartidos por España (Casual Valencia Vintage, Casual Valencia del Cine, Casual Valencia de la Música, Casual Valencia de las Artes, Casual Valencia de las Civilizaciones, Casual Madrid del Teatro, Casual Sevilla de las Letras, Casual Sevilla Don Juan Tenorio, Casual Málaga del Mar, Casual Bilbao Gurea).  “Ahora mismo tenemos previstas aperturas en Donosti, Málaga, Cadiz y estamos viendo Lisboa, pero de momento, no para este año”.

 

"En Málaga, una mujer pidió dormir en una habitación dedicada a 'Verano Azul' porque era su serie preferida"

 

Y es que las cosas han cambiado mucho desde los inicios en 2013 hasta llegar a donde se encuentran ahora. ¿Hay una fórmula del éxito? “Cuando nadie se atrevía, yo me atreví, pero también tuve mucha suerte y eso lo intento explicar. La suerte es un componente que, dependiendo del momento en el que estés, es más o menos importante. En ese momento, los players hoteleros estaban todos acongojados de la crisis que había habido. Yo tiré hacia delante, y hemos crecido mucho, pero ahora nos está costando horrores tener aperturas porque vuelve a haber mucha gente en el mercado, los precios suben…”.

Sanjuán, en la azotea del Casual Valencia Vintage
Sanjuán, en la azotea del Casual Valencia Vintage | Jose Izquierdo (Instagram: _izquierdo)

 


En Casual Hoteles se está apostando mucho por la innovación, por el trato de tú a tú con el cliente e incluso con sus mascotas. “En todos hoteles las aceptamos, le ponemos comedero, bebedero, golosinas… A los clientes les facilitamos baterías del móvil, palos para hacerse selfies, wifi y un Chromecast para que vean en la televisión de la habitación lo que lleven en sus tablets. O, por ejemplo, cuando faltan 48 horas para que llegue el cliente, le enviamos un WhatsApp con el tiempo que hace. O cuando tu habitación está lista te enviamos un mensaje para que te vengas cuando quieras”. Los tiempos han cambiado y con ellos la comunicación con el cliente, así que hay que “amoldarse”.

 

La fórmula del éxito para Sanjuán: valentía y una pizca de suerte

 

Lo que no cambiará nunca es el motivo por el que un viajero escoge entre uno u otro hotel, y que este siempre valorará más un trato personal agradable y cercano que un mensaje al móvil. “Un cliente quiere mimo, sentirse no como en su casa, como en casa de un amigo. Por eso no solo viene gente joven y viajeros low-cost, sino muchas familias y gente mayor a la que le gusta algo más fresco, no el típico hotel de 4 estrellas. Les gusta que les hables de tú, la relación cercana”, explica un Sanjuán que sabe de lo que habla; lleva desde los 19 años “metido en un hotel” desde que empezara como recepcionista.

 

La mascletà ha terminado, el inigualable olor a pólvora llega hacia la terraza del Casual Vintage arrastrado por el viento y la gente que ha disfrutado del espectáculo desde las alturas comienza a despedirse y a seguir con su día a día. Algunos afortunados visitantes seguirán de vacaciones hospedados en el hotel. Son los días grandes de Valencia y la ubicación de este no puede ser más céntrica.

 

“Yo creo que el cliente al final busca por sus necesidades”, comenta Sanjuán. “Si veo dos hoteles muy parecidos y veo que uno es diferente, pues lo elijo. No somos un hotel destino, somos hoteles urbanos, pero nuestro valor diferencial sí que hace que la gente nos elija”.

 

Por el antiguo ascensor del edificio, un señor sube con una cazuela de barro de arroz al horno sostenida con las manos. Va dirigida a una de las habitaciones de las plantas superiores, donde el ambiente festivo continuará hasta el día 19. ¿Tal vez un hotel dedicado a las Fallas podría ser el siguiente proyecto? Juan Carlos Sanjuán sonríe: “Si hago un hotel fallero tengo que poner material de Falla y es altamente inflamable”.



Comentaris